Tensegridad

SEMICONDUCCIÓN Y TENSEGRIDAD

por Eugenio Lepine

Una nueva fisiología de la bioenergía requiere adoptar este par de conceptos. La tensegridad es el andamiaje molecular que permite que suceda la semiconducción, ésta última como un sistema eléctrico de información diferente a la comunicación habitual entre neuronas.

SEMICONDUCCIÓN

El fisiólogo y bioquímico húngaro Albert Szent-György hizo enormes logros durante su carrera. Durante su estancia en la Universidad de Szeged pudo determinar la estructura de la vitamina C y también descubrió la manera en que ciertas reacciones energéticas ocurren a nivel celular. Debido a esto se le otorgó el Premio Nobel en 1937.

Albert Szent Gyorgy semiconduccion

Posteriormente hizo estudios en la fisiología muscular y en las características metabólicas del cáncer. Pero su idea más intuitiva viene del campo de la biología cuántica, al ser el primero en proponer que la semiconducción eléctrica juega un papel importante en los sistemas biológicos. La reacción de la comunidad científica fue obvia, rechazando totalmente tal idea. Incluso Linus Pauling (medio en broma, medio expresando la opinión de la comunidad científica) gritó en medio de un simposio presentado por Szent-György: ¡Las proteínas no son semiconductores!

Actualmente ya está comprobado que las proteínas y los nucleótidos tienen propiedades semiconductivas. Szent-György tenía razón.

La bioelectrónica estudia el flujo de partículas mucho más pequeñas que el sodio o el potasio (los iones utilizados por el sistema nervioso para enviar y recibir mensajes). La bioelectrónica se enfoca en el flujo de electrones, protones, y en los espacios donde no hay electrones, llamados hole. La conducción de salto protónico (proton hopping, proton-jump conduction) ha demostrado ser más veloz que la conducción neuronal tradicional.

Pero lo más sorprendente ocurre con el ADN. Jànos Ladik ha continuado el trabajo de Szent Gyorgyi, y realizó modelos teóricos donde la semiconductividad electrónica ocurre en varios polímeros y nucleótidos, lo que permite inferir que la conductividad del ADN es modulada por:

1. contenido de agua,

2. temperatura, y

3. frecuencia. Sí, frecuencia.

TENSEGRIDAD

Buckminster Fuller fue una de aquellas personas adelantadas a su época. Era inventor, autor y arquitecto, entre otras cosas. Era básicamente un genio.

Buckminster Fuller tensegridad

Mr. Buckminster Fuller

El creía en las energías solar y eólica. En la tecnología al servicio de las necesidades básicas, donde la “educación omni-exitosa y manutención de la Humanidad” sean una realidad. Tal vez su invento más famoso es el Domo Geodésico, el cual ya en 1950 tenía reconocimiento mundial.

Lo que es de mayor interés en este momento es el término que Fuller creó al unir las palabras “tensional + integridad”: TENSEGRIDAD. En biología describe el estado que un organismo tiene elementos que crean tensión y pueden soportar tracción y compresión, lo que permite una estructura flexible y estable. La tensegridad es clave para comprender los caminos sutiles por los cuales está compuesta la Matriz de la Vida. Esta tensión reside en los huesos y específicamente en TODO el tejido conectivo.

El tejido conectivo tiene el mismo entramado que los cristales, así que cualquier estiramiento o compresión va a generar un efecto piezoeléctrico que se distribuye a través del cuerpo.

La tensegridad es una estructura muy importante en las células, y les permite adaptarse al ambiente y desarrollar una memoria estructural. Es por ello que después de una sesión de masaje u otras terapias nos advierten de no hacer movimientos o esfuerzos violentos, debido a la memoria estructural de las células y los tejidos.

Incluso la NASA, junto con la Universidad de California, está investigando el desarrollo de robots basados en la tensegridad, llamados Super Ball Robot, los cuales resultan ser ideales para la exploración y aterrizaje planetarios.

Robots de la NASA aplicando tensegridad en el aterrizaje y exploración.

Robots de la NASA aplicando tensegridad en el aterrizaje y exploración.

La semiconducción y la tensegridad son dos aspectos clave para tener una perspectiva holística sobre la célula y el cuerpo humano. Integrando estos conceptos al sistema humano revitaliza el concepto estructural de las células y permite también nuevas formas de comunicación corporal.


Este post es la continuación de El Campo Electromagnético Humano, y el desarrollo de este tema sigue en La Matriz de la Vida.

This post is also available in: Inglés