Entradas

El Campo Electromagnético Humano

INTRODUCCIÓN

Hola. En este post comenzaré explicando algunos conceptos básicos acerca de las corrientes eléctricas, semiconducción y tensegridad, ya que los tres parecen tener mucha relación con el flujo adecuado de información dentro del cuerpo. Luego veremos cómo los imanes han sido utilizados como dispositivos curadores y sanadores, prácticas que se remontan hasta las civilizaciones antiguas y que llegaron a ser tendencia en el S XVI con figuras como Franz Anton Mesmer. Después se exponen algunos de los primeros intentos por comprender el cuerpo eléctrico, y también veremos el conocimiento actual acerca de los campos electromagnéticos en seres vivos. Finalmente, viene una integración de todo este conocimiento científico junto con los sistemas Médicos Ayurvédico y Tradicional Chino.

Andiamo.

CORRIENTE ELÉCTRICA Y POLARIDAD

Es conocimiento común que cualquier corriente eléctrica que fluye a través de un conductor produce un campo magnético alrededor de la misma. La dirección del flujo de corriente determinará la polaridad, siendo un polo positivo y el otro negativo. La polaridad se presenta en prácticamente todo el Universo. La Tierra tiene polaridad, las células tienen polaridad, el cuerpo humano tiene polaridad. Más adelante veremos que incluso los meridianos tienen polaridad.

 

Dipole Electromagnetic Field

Campo Electromagnético

La molécula de agua es un ejemplo bastante común de la polaridad química, además es una gran conductora de electricidad (siempre y cuando tenga sales y diversos iones disueltos, el agua destilada es muy mala conductora). Es importante recordar que el 70% de nuestro cuerpo es precisamente agua.



Ahora, existen dos tipos de corriente eléctrica, determinadas por el tipo de flujo:

  • Corriente directa (CD) desarrollada comercialmente por T. A. Edison, donde la carga eléctrica fluye solamente en una sola dirección. Cualquier batería utiliza este tipo de corriente.
  • Corriente Alterna (CA) descubierta por el enorme e increíble genio de Nicola Tesla, y aquí la dirección del flujo eléctrico cambia de una dirección a otra. Éste es el tipo de corriente que se utiliza en todas las casas y empresas.

Types of electric flow whether its AC or DC.

Un último concepto antes de entrar de pleno en el tema. Un conductor es cualquier material que tiene la capacidad de transportar carga eléctrica, esta cualidad está determinada por la alta disponibilidad de electrones, pero un aislante carece de electrones para compartir así que no es posible la transmisión de la carga eléctrica, a esta propiedad se le llama resistencia. Y entre los materiales conductores y los materiales aislantes se encuentran los semiconductores en medio de ellos. Los semiconductores son materiales cuya resistencia es alta pero no tan alta como la resistencia de un aislante, lo que le permite transportar carga eléctrica bajo determinadas circunstancias, y muy importante es saber que su conductancia está modulada por la temperatura. Los semiconductores son componente básicos e imprescindibles en todo dispositivo electrónico moderno. Ahora vamos a explorar el cuerpo electromagnético humano.



MAGNETISMO COMO MÉTODO DIAGNÓSTICO Y CURATIVO

En la antigüedad, tanto egipcios como griegos utilizaban imanes como instrumentos curativos. Los imanes de hecho fueron utilizados frecuentemente por terapeutas a través de la Historia, pero los últimos siglos han impuesto un enfoque mecanístico del cuerpo humano y el arte de la Medicina ha perdido todo conocimiento que tenga que ver con campos invisibles e intangibles. 

Así como sucedió con Tesla, el médico alemán Franz Anton Mesmer parece ser otro pionero que fue marginado de la sociedad científica. Según su único discípulo, Mesmer entendía la salud como el libre flujo del proceso de la vida a través de miles de canales dentro del cuerpo. La enfermedad era la consecuencia al obstáculo de este flujo, y éste concepto es prácticamente igual a la perspectiva de los sistemas Orientales de salud y bienestar. Al comienzo de su carrera, Mesmer utilizó imanes para restaurar tal flujo, y con el paso del tiempo y la adquisición de experiencia, se dio cuenta de que sólo empleando las manos podía lograr los mismos efectos. A pesar de todos sus logros nunca logró reconocimiento de la comunidad científica. Incluso el rey Luis XVI envió una comisión de expertos, entre los cuales se incluían Antonio Lavoisier y Benjamín Franklin, concluyendo que el dichoso flujo no existe y que todo es producto de la imaginación. Así que el reino magnético del cuerpo humano se descartó de cualquier estudio durante un largo tiempo.

Pero unos años después fue el turno de la electricidad. Un siglo después del fallecimiento de Mesmer, hubo un avance importante cuando en 1903 Einthoven inventó el primer electrocardiograma práctico que tuviera utilidad clínica, posteriormente se le otorgó el Premio Nobel en 1924. Desde entonces, los registros eléctricos del la dinámica cardiaca han sido ampliamente aceptados, y otras partes del cuerpo comenzaron a estudiarse. También en 1924 Hans Berger registró el primer electroencefalograma utilizando la cabeza de su hijo. Y en 1939 Burge detectó cambios de voltaje en el cuerpo. Ahora se sabe que la actividad física vuelve al cuerpo más negativo. El sueño tiene como característica la disminución de voltaje. Y la anestesia tiende a volver el cuerpo más positivo.

El corazón es el principal generador eléctrico de nuestro cuerpo, creando a la vez un campo magnético alrededor del mismo. Es capaz de proyectar señales eléctricas, sonoras, de presión, de calor, de luz, magnéticas y electromagnéticas. La sangre es un buen conductor de electricidad, el sistema circulatorio transmite pulsos eléctricos a cada latido. Cadá órgano tiene su propio campo electromagnético, incluso cada célula. El Instituto de Heart Math está logrando muchos avances en la integración de los campos eléctrico y magnético del corazón y su relación con el bienestar general.

La segunda principal fuente de electricidad es la retina, cuyo funcionamiento es como el de una batería que cambia polaridad cuando recibe luz. El campo eléctrico producido por los músculos es el tercero, con cada músculo con su propio campo acorde a su tamaño.

El campo producido por el cerebro tiene una milésima de potencia comparado con el del corazón. Aun más pequeños son los campos evocados cuando hay un estímulo sensorial (sonido, luz, tacto).

Entonces, se deduce que el campo global es la suma de todos los campos que los órganos y músculos producen.

Las corrientes prevalecientes de la ciencia no pueden seguir negando este hecho. Del cuerpo emana un gigantesco campo electromagnético. Si los circuitos del cuerpo son eléctricos (neural, circulatorio y especialmente tejido conjuntivo), entonces se crea un campo magnético alrededor del cuerpo. 

Human Biofield

Sería un gran avance que la medicina alopática pudiera integrar esta información hacia un mejor entendimiento de los mecanismos de enfermedad y curación. El campo electromagnético humano puede brindar información de prácticamente cualquier evento que ocurra en el cuerpo, incluso antes de la aparición física de enfermedad. Y por eso han surgido las terapias alternativas, cubriendo esta área olvidada durante mucho tiempo. 


 

SEMICONDUCCIÓN

Albert Szent-György fue un fisiólogo y bioquímico húngaro, durante su vida hizo muchísima investigación y de muy buena calidad. Mientras trabajaba en la Universidad de Szeged logró determinar la estructura de la vitamina C, y también descifró el mecanismo de varias reacciones energéticas a nivel intracelular, hechos suficientes para que le otorgaran el Nobel en 1937, siendo el único húngaro residente y activo en su país en el momento de conseguir tal premio.

Szent Gyorgyi

Albert Szent-Györgyi

Posteriormente estudió la fisiología muscular y las vías metabólicas del cáncer, pero sus mayores y más profundas ideas vienen del área de la biología cuántica, ya que fue el primero en sugerir que la semiconductividad electrónica puede tener un papel importante en los sistemas biológicos. Una idea tan radical en ese momento fue obviamente rechazada por la comunidad científica, incluyendo a Linus Pauling, el cual interrumpió una charla que estaba presentando Szent-Györgyi para -medio en broma, medio expresando la opinión científica colectiva- gritar: ¡Las proteínas no son semiconductores!

Pero actualmente ya se conocen las propiedades semiconductoras de las proteínas y nucleótidos agrupados. Szent-Györgyi tenía razón.

Este tipo de electrónica biológica utiliza el flujo de partículas mucho más pequeñas que el sodio (Na+) o potasio (K+), éstos últimos siendo los iones comúnmente utilizados por las neuronas para enviar y recibir información. La bioelectrónica estudia el flujo de electrones, protones, y en los espacios donde un electrón está ausente, llamado hueco (hole en inglés). La conducción en salto de protones (proton hopping) ha demostrado ser más veloz que la conducción neuronal. 

El fenómeno más sorprendente sucede en el ADN. Jànos Ladik ha continuado el trabajo de Szent Gyorgyi, creando modelos teóricos donde bajo ciertas circunstancias la semiconducción ocurre en diversos polímeros y nucleótidos, abriendo la posibilidad a que exista conductividad en el ADN, y ésta conductividad será sujeta o modulada por la cantidad de agua disponible, temperatura y frecuencia. Sí, frecuencia.


TENSEGRIDAD

Buckminster Fuller fue uno de esos hombres adelantados a su época. Fue inventor, autor y arquitecto, entre otras cualidades. Básicamente era un genio. Creía en el potencial de la energía solar y eólica, en la tecnología al servicio de las necesidades básicas, donde existiera “educación omni-competente y disponibilidad de recursos para toda la Humanidad”. Tal vez su invención más mediática es el Domo Geodésico, el cual ya tenía reconocimiento internacional en 1950. Él creía en sí mismo como alguien que podía hacer un mundo mejor. 

Mr. Buckminster Fuller

Mr. Buckminster Fuller

La invención que nos interesa de él en este momento es el término creado de sumar las palabras “tensional” e “integridad”: TENSEGRIDAD. En Biología es descrita como el estado en el cual un organismo tiene elementos que crean tensión y pueden manejar fuerzas como tracción y compresión, lo cual le permite tener una estabilidad estructural. La tensegridad es clave para entender las vías sutiles que componen la Matriz de la Vida. Dicha tensión reside en los huesos y específicamente en todo el tejido conjuntivo el cual está ordenado en un entramado cristalino, de manera que cualquier compresión o estiramiento resulta en un efecto piezoeléctrico que se dispersa a través del mismo entramado. 

La tensegridad es una característica estructural muy importante de las células, permitiendo cambiar su forma de acuerdo al entorno, y desarrollando una memoria estructural. Dicha memoria estructural explica el porqué es recomendable no hacer esfuerzos o movimientos bruscos después de una sesión de masaje u otra terapia, precisamente para permitir que las células y tejidos se adapten a los cambios realizados durante la sesión

Incluso la NASA está desarrollando robots basados en la tensegridad, llamados Super Ball Bot, los cuales resultarían ideales para el aterrizaje y exploración de planetas (no encontré sustituto adecuado a la palabra aterrizaje, aunque ésta sólo comprende el descenso sobre nuestro planeta, pero ya me entienden). Pueden informarse más de ese proyecto haciendo click aquí.

NASA's exploring robots applying tensegrity on the landing

Prototipos de robots de la NASA utilizando la tensegridad en el aterrizaje

 

UNA PERSPECTIVA DIFERENTE DE LA CÉLULA HUMANA

Es necesario un cambio de paradigma en cuanto a cómo se representa la célula en los libros de texto: como si fuera una sopa metabólica con un núcleo en el medio, y todos los metabolitos y proteínas dispersos alrededor. Es un modelo donde la comunicación y reacción dependen del movimiento aleatorio entre partículas, y es un modelo bastante simplista. Hay mucho más que eso: existe un citoesqueleto altamente organizado que conecta toda la matriz celular desde la membrana externa hasta el propio núcleo, dicho citoesqueleto puede cruzar la misma membrana externa lo cual crea una continuidad a través de la matriz extracelular y el tejido conjuntivo (también llamado conectivo) de todo el cuerpo. Esta continuidad se extiende a cada rincón del cuerpo. El Dr. James Oschman es un investigador y autor de uno de los pocos libros disponibles de Medicina Energética, y fue él quien creó acertadamente el término Matriz de la Vida al referirse a todo este sistema. 

Esta Matriz de la Vida está compuesta por tejido conjuntivo, citoesqueleto, matriz nuclear y capas de agua. Es básicamente una red de biopolímeros continua, semiconductiva y vibratoria.

Esta red global, intranuclear, intracelular y extracelular, tiene conductancia mecánica (sonido y presión), magnética, electromagnética y energéticas. Está compuesta por miles de vías fibrosas hechas de polímeros, y cada una de ellas rodeada por una capa fina de agua. La descripción de la Matriz de la Vida que el Dr. Oschman escribe en su libro es la siguiente: una red supramolecular continua y dinámica, desde la matriz nuclear (los núcleos de todas las células) hacia la matriz celular hacia la matriz de todo el tejido conjuntivo. Las propiedades de toda la red dependen de la actividad global e integrada de todos los componentes. Efectos en una parte del sistema se transmiten y afectan al resto. 

Es una arquitectura bastante refinada y sofisticada, altamente dinámica, que no solamente da soporte y estructura, sino que también envía y recibe información. O como Pienta lo describe en su artículo: es simultáneamente una red mecánica, vibratoria, oscilatoria, energética, electrónica e informativa. 

Tal vez la definición más sencilla de la Matriz de la Vida es que es una red con tensegridad semiconductiva que está localizada en todo el cuerpo.

La Matriz de la Vida en una célula, según Oschman (izquierda) , y según Pienta y Coffey (derecha)

La Matriz de la Vida en una célula, según Oschman (izquierda) , y según Pienta y Coffey (derecha)

Otro científico interesante es Robert O. Becker. Sus investigaciones demostraron que los organismos vivos presentan una corriente de carga directa que se puede medir en la superficie corporal. También describió las propiedades de la capa de tejido conjuntivo que rodea al sistema nervioso, determinando que dicho sistema perineural tiene diferente voltaje. Específicamente una corriente directa (CD) de bajo voltaje, la cual Becker concretó que es la frecuencia característica de curación de heridas. Entonces, la regeneración de tejidos está goberanada por una corriente eléctrica endógena, si dicha corriente presenta alguna fuga en la piel (como en cualquier herida) entonces se crea un corto-circuito. También sugirió que la corriente de reparación de heridas va a través de semiconducción. Otra de sus aportaciones es la sensibilidad del sistema perineural a los campos magnéticos.

Examinemos una última publicación al respecto. Wan Ho y Knight establecieron una base anatómica común: un continuum en los tejidos conectivos, básicamente formado por colágeno autoalineado que le da propiedades de un cristal líquido, con una capa de agua adherida y que da soporte para la semiconducción de protones, funcionando como un todo coherente. Incluso los autores lo interpretan como una “conciencia corporal” para diferenciarla de la “conciencia cerebral”. Es curioso que mientras los líquidos comunes no tienen orden molecular, por otro lado los cristales líquidos tienen orden orientacional, y a diferencia de los cristales sólidos, son flexibles, maleables y receptivos.

Article by Ho and Knight

Artículo escrito por Ho y Knight



Los cristales comunes se organizan utilizando figuras básicas, como los Sólidos Platónicos, pero los cristales líquidos tienen la capacidad de transmitir cambios muy rápidos en la orientación o en la transición de fase cuando están expuestos a un campo eléctrico o magnético. Dicha características les ha permitido ser utilizados ampliamente en el desarrollo de pantallas modernas. Pero lo más importante que hay que recordar es lo siguiente: también responden a cambios de temperatura.

Los cristales líquidos biológicos portan carga eléctrica estática, y también son influenciados por el pH. Todos los siguientes son ejemplos de cristales líquidos biológicos:

  • proteínas que componen el citoesqueleto
  • tejido muscular
  • tejido conjuntivo (del cual el 70% del total es colágeno)
  • ácidos nucléicos (como el ADN)
Triple hélice del colágeno

Triple hélice del colágeno

Las propiedades eléctricas del colágeno dependen en gran medida a la cantidad de moléculas de agua que están ligadas al mismo. Es importante recordar que el colágeno se extiende en forma de triple hélice como podemos ver en la imagen anterior, y el agua tiene tres posibilidades de interacción, las cuales son:

  • agua ligada – moléculas libremente asociadas en la superficie cilíndrica
  • agua intersticial – moléculas fuertemente unidas en el interior de la triple hélice, y
  • agua libre – llenando los espacios entre fibras.

Alrededor del 50-60% del agua intracelular está ligada a todos los filamentos, túbulos y proteínas que conforman la estructura y organización de la célula (a estas estructuras en conjunto se les llama entramado microtrabecular). Esto le da a la célula la propiedad de “estado-sólido”, soportando la conducción rápida de cargas positivas. La conductividad se produce a lo largo de la fibra con una resistencia 100 veces menor que a través de ella, permitiendo una fácil conducción de un extremo a otro de la hélice. 

Llegando a este punto, sería interesante recordar lo que los principales sistemas orientales tienen que decir al respecto. Haz clic para ir a la siguiente página.